Fino Eléctrico Solera 5 años

13,95 €
Impuestos incluidos

Descubre la historia y el sabor del icónico Fino Eléctrico, un vino arraigado en la rica tradición vinícola andaluza desde 1922. Proveniente de la legendaria bodega de Toro Albalá, cuyo origen se remonta a la primera central eléctrica de la región, este vino único captura la esencia del encanto local. Su nombre intrigante y su distintivo diseño de botella en forma de bombilla son un homenaje a las bromas ingeniosas de los lugareños. 

Con un color amarillo con destellos verdosos, este fino deleita los sentidos con aromas de almendratostados y sutiles notas de panadería. En boca, su perfil seco, marcado por una agradable acidez y salinidad, culmina con un leve amargor que invita a seguir explorando sus matices. 

Descubre la magia de este vino clásico andaluz y sumérgete en una experiencia sensorial única con cada sorbo.

Vista:

Amarillo pajizo con ribete verdoso

Nariz:

Intensidad media, con aromas punzantes del acetaldehído producido por las levaduras, que aportan su aroma propio junto con la complejidad de las notas de almendra, tostados y aromas de panadería

Boca:

Seco con moderada acidez, ligero paso por boca y suave amargor, fácil beber con un sutil final salino. Retronasal a fruta madura y panadería

Tipo
Fino
Denominación de Origen
Montilla-Moriles
Variedad
100% Pedro Ximénez
Maridaje
Perfecto con aperitivos, frutos secos, jamón y embutidos, quesos, pescados potentes o cocina asiática
Cosecha
NV
Formato de botella
750ml
Envejecimiento
Criaderas y soleras 5 años

La Bodega Artesana que Alcanzó los 100 Puntos Parker

Historia y Origen

Toro Albalá es una bodega artesanal fundada por José María Toro Albalá en la población cordobesa de Aguilar de la Frontera, bajo la denominación de Montilla-Moriles. La bodega se estableció con la filosofía de guardar vinos viejos, creando auténticas joyas enológicas destinadas a los paladares más exigentes. Esta idea, nacida del sueño de un pequeño agricultor, ha dado como resultado algunos de los vinos más admirados del mundo.

Cambio Generacional y Filosofía

En los años sesenta, un cambio generacional puso al enólogo Antonio Sánchez al frente de la bodega. Su legado no solo incluye la creación de vinos con un estilo propio, sino también una particular manera de entender la cultura del vino, vinculada a obras literarias, arqueología y pintura. Toro Albalá ha apostado constantemente por recuperar tesoros vinícolas que han reposado durante mucho tiempo en las botas de la bodega, que antes de serlo, fue una central eléctrica. Este detalle histórico se refleja en los nombres de sus finos, que hacen referencia a la electricidad.

Reconocimientos y Vinos Emblemáticos

La paciencia y la constancia son virtudes que han dado frutos muy dulces en Toro Albalá. Un claro ejemplo de ello son los Pedro Ximénez de añadas concretas como 1946, dentro de la gama Convento Selección. La excelencia de estos vinos se vio recompensada cuando el Don PX Convento Selección 1946 obtuvo los 100 puntos Parker por parte de la revista The Wine Advocate, un reconocimiento que marcó un hito al ser el primer vino dulce en alcanzar tal distinción.

También puede interesarte

Este sitio web utiliza cookies para asegurarnos de que damos la mejor experiencia al usuario. Si continúa utilizándolo asumiremos que está de acuerdo.